INTEGRACION ESCOLAR

INTEGRACIÓN ESCOLAR

Abordar el tema de la integración escolar de niños con necesidades educativas especiales es complejo, ya que existen de un lado unas leyes y reglamentaciones muy claras, pero mirando las realidades educativas, nos damos cuenta que reina la improvisación por falta de preparación, falta de investigación, falta de apoyo económico y por falta de sensibilización.

Hablando de integración como principio, es el reconocimiento del derecho a la plena participación de todos los seres humanos, en la dinámica social, cultural, política, económica y educativa de la comunidad a la que pertenece, sin distinciones de ninguna índole.

La faceta más polémica respecto a la integración en esta década ha sido indudablemente la integración escolar de niños y jóvenes con discapacidad. Permítanme aclarar de antemano, que apoyo profundamente la integración escolar, la cual debe ser el mayor objetivo de la comunidad educativa. Nosotros los profesores deberíamos trabajar  en favor de la integración escolar.

Es obvio que la sociedad tiene en parte la necesidad de integrar a las personas con discapacidad, puesto que una sociedad sana no excluye a los suyos. Pero a la vez debería ser evidente que la sociedad debe adaptar los medios y condiciones de vida a las necesidades de las personas con discapacidad:

En nuestro medio se confunde la igualdad de oportunidades con la absoluta identidad de las mismas y a pensar que la simple ubicación del niño en el aula regular permitirá integración automática sin que sea necesaria ninguna adecuación particular. Se ha llegado a posiciones extremas tales como afirmar que ya no será necesario formar educadores especiales, puesto que los maestros regulares asumirán la integración en las aulas a su cargo sin ningún problema.

Es ahí donde se encuentra uno de los problemas centrales respecto a la integración escolar de niños con necesidades educativas especiales: ¿se está haciendo lo suficiente preparando al docente para recibir adecuadamente a un niño con problema en su desarrollo? ¿Qué se está haciendo a nivel de las Universidades? ¿En qué se manifiesta la responsabilidad de los dirigentes de educación? Respondan ustedes...

La integración escolar de niños con necesidades educativas especiales al aula regular debe ser objetivo, pero se necesita un concepto claro (una ley no es un concepto) con proyección y etapas definidas. Muchas veces poquito a poco es mejor, estoy convencido que si se hubiese iniciado el proceso de integración escolar con los niños con problemas visuales y auditivos, capacitando a todos los docentes en los temas respectivos no tuviéramos la situación de improvisación existente. Hay que tener en cuenta que cada forma de discapacidad requiere de su propio Proyecto Educativo, no se puede generalizar.

Cuando un tema válido pasa a ser una bandera de lucha (integración total..., discriminación, etc.) y se pierde de vista a cada una de las personas, con nombre y apellido, produce el efecto contrario...

Parece que existe una improvisación general y la integración escolar exitosa depende más bien de unas personas particulares, las cuales con un gran esfuerzo y dedicación sensibilizan, preparan y capacitan y a las cuales hay que felicitar profundamente.

Quiero destacar que existe tanto el principio de "educación para todos" como el derecho a una metodología según las necesidades individuales. No se trata de integrar al niño físicamente a un aula regular para cumplir con una ley sin tener en cuenta la realidad del niño.

La integración escolar es un proceso muy complejo: por ejemplo: ¿seguimos integrando al alumno según su edad cronológica o volvemos según su edad mental? ¿Tendrá el alumno un currículum particular? ¿Participa él en evaluaciones y cómo se califican estas? ¿Existe un equipo lo suficientemente preparado para atender sus problemas en la etapa de la pubertad, cuando posibles diferencias se evidencian más?

Conclusiones

  • La integración escolar de niños con necesidades educativas especiales es un derecho, y no un deber extraído de unas normas escritas sobre papel.
  • Integración escolar significa responder de manera adecuada a las necesidades educativas de un niño, la necesidad es el factor decisivo.
  • Existe tanto el derecho a la educación, como también el derecho a una metodología adecuada según las necesidades individuales.
  • Los alumnos con necesidades educativas especiales requieren de apoyos para participar, pertenecer y permanecer en la escuela regular.
  • La integración escolar tiene sus límites definidos tanto por la (dis)capacidad del niño como por la preparación del educador, el cual necesita una formación básica en Educación Especial.
  • El educador es un elemento central en el proceso de la integración escolar: si él no se capacita, si no tiene una actitud favorable, voluntad y motivación cada proceso fracasará.
  • El educador requiere de apoyo de un equipo interdisciplinario calificado.
  • Igualmente debe participar la familia en el equipo interdisciplinario para estar al tanto cuanto se le puede exigir a su hijo y cómo pueden apoyarlo.
  • Existen niños no susceptibles a la integración escolar que requieren de una educación especial, lo que no significa segregación, sino una educación especializada e individualizada que puede ofrecer más que la educación regular.
  • La integración escolar no es una acción (integración física) sino un proceso gradual, durante el cual hay que preparar tanto al niño, educador y a toda la comunidad educativa.

Resumiendo se puede constatar que se debe apoyar tanto el proceso de integración escolar de niños con necesidades educativas especiales al aula regular como también fortalecer el trabajo que se realiza en Escuelas especiales para niños cuya complejidad de su problema requiere de una atención individualizada y especializada. Educar a un niño en un Centro de Educación Especial no contradice su integración en el sistema, sino que este sistema posibilita a cada uno el tratamiento que tiene derecho de recibir.

 

 

|

Comentarios

PROYECTO AURA

Hace 12 años Gloria Canals y Montse Doménech -licenciadas en psicología- tuvieron una idea, como las podemos tener muchos de los que estamos implicados en el mundo de la discapacidad y que por "H" o "B" no tenemos ni el tiempo, ni la energía, ni el apoyo, ni lo que sea para llevarla a cabo.
Canals y Doménech tuvieron la idea y, más aún, la convirtieron en práctica.

De las aulas de apoyo a la integración escolar y tras el esfuerzo realizado para que chicos y chicas con discapacidad lograran terminar su escolaridad, había que buscar otras alternativas a la única oferta que en aquellos momentos existían para ellos; los talleres ocupacionales. Y la encontraron.

Se trataba de convencer a los empresarios de que estas personas podían desarrollar un trabajo real, enriquecedor para la empresa, para sus compañeros de trabajo y para ellos mismos si se les ofrecía el apoyo necesario, partiendo de sus capacidades individuales.

El proyecto Aura parte de una realidad: todos necesitamos educación lo más "normalizada" posible, pero, aproximadamente el 50% de los participantes en el P.Aura provienen de Centros de Educación Especial.

El individuo ha tenido una formación escolar, lo que implica una mayor relación e integración social, a continuación hay que prepararlo para una formación laboral que también incidirá en un desarrollo más normal de su personalidad, mejorará su calidad de vida y lo convertirá en una persona útil para la sociedad y recíprocamente la sociedad le aportará a él un sentimiento de integración y de no diferenciación, necesario para su permanente formación y desarrollo.

PROGRAMAS

El proyecto consta de 3 programas:

A) Programas de Habilidades sociales y Autonomía Personal
B) Programa individual de Formación Laboral en la empresa, con un preparador laboral el tiempo que sea necesario (esta fase se realiza en Situación Real)
C) Programa de seguimiento Laboral y de Formación continuada para el mantenimiento del puesto de trabajo y para la promoción personal.

Antes de ser incluidos en un puesto de trabajo adecuado a su potencial, Aura prepara previamente al candidato en las habilidades que el trabajo requiere. Posteriormente, lo entrena en el mismo lugar de trabajo durante un período de 3 a 6 meses y una vez admitido continúa con un programa de seguimiento periódico y de apoyo permanente para seguir su formación, en todo lo relacionado con la empresa, con sus relaciones sociales y necesidades individuales dentro de la misma.

DESDE ESPAÑA MIL BESOS DE MARIA

Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar