Una escuela divertida permite a sus estudiantes pensar por sí mismos y seguir sus intereses.

Una escuela divertida permite a sus estudiantes pensar por sí mismos y seguir sus intereses.

Así lo afirma Richard Gerver, exasesor en política educativa del gobierno del exministro británico Tony Blair, quien estuvo hace un par de semanas en el país en el evento '¿Cómo debería ser la educación del siglo XXI?', organizado por la Fundación Telefónica, en Medellín. Este encuentro, que se hace en diferentes ciudades del mundo y durará 18 meses, es parte de un espacio creado para debatir el presente y el futuro de la educación.

Gerver, docente por más de 20 años y ganador de numerosos premios por su labor en la transformación de la escuela como un lugar innovador y divertido, afirma que "necesitamos crear un sistema educativo donde cada niño sienta que sus habilidades e intereses son valoradas de forma equitativa y que es permitido sacarles provecho a las cosas que les gustan".

La escuela ideal -explica- es aquella donde los estudiantes aprenden haciendo y no solo escuchando.

¿Cuál es la escuela del futuro?
Aquella que no trata a sus estudiantes como animales que requieren ser civilizados. Un lugar que se aleje del currículo tradicional y que se focalice en competencias, creatividad, resiliencia, tomar riesgos... Donde se debatan nuevas ideas... Seguimos con la escuela de la revolución industrial.

¿Cómo hacer divertida la educación?
Una forma de hacer el aprendizaje divertido e interesante es crear una atmósfera donde los docentes salgan de su escritorio e interactúen con sus estudiantes… Lograr que los alumnos piensen por sí mismos, investiguen. Que tengan diferentes experiencias de trabajo en clase. La variedad hace divertido el aprendizaje, pues los niños siempre tendrán la expectativa de vivir nuevas experiencias en el salón de clase.

¿Qué tipo de habilidades deben adquirir los estudiantes de hoy?
Los niños nacen con habilidades. Nuestro reto es asegurarnos de no suprimirlas, lo cual significa entender y respetar su curiosidad, creatividad y ganas de aprender. Los docentes deben encontrar la mejor manera de alimentar esas habilidades y eso se da cuando existe una relación de confianza con sus alumnos. Un ambiente de empatía. Además, hay que permitirles equivocarse, pues tomar riesgos es la única manera de aprender algo nuevo.

¿Qué tipo de docentes se requieren para transformar la educación?
El país que tiene la mejor profesión docente es Finlandia, porque decidió que el futuro de la educación no debería ser controlado por políticos sino por educadores. Allí, su propósito es seguir cualificando la profesión docente y esto implica que los maestros estén constantemente investigando, innovando, retando y creando, siempre enfocados en las necesidades de los niños. No es por accidente que Finlandia tenga uno de los sistemas educativos más dinámicos...

¿Es bueno que los niños usen la tecnología?
La tecnología para los niños es tan natural como el agua para nosotros. No lo ven como algo separado de su vida. Aunque debemos ser cuidadosos de no apartarlos de ella, uno de los grandes desafíos es proteger la magia del mundo real, de manera que los niños siempre tengan la oportunidad de interactuar entre ellos, con otras personas, con la naturaleza, con su entorno, de forma que nunca pierdan la habilidad de existir en tres dimensiones.

¿Cómo ha sido su experiencia como educador?
Cuando elegí ser docente siempre quise asegurarme de que en mis clases y en mi escuela se les permitiera a los niños desarrollar su propia personalidad e intereses y, como resultado, mis clases se volvieron populares y los niños han tenido logros asombrosos.

¿Cómo tener estudiantes exitosos?
Lo primero, hay que enseñarles en una forma menos académica, con gran énfasis en el contexto y la experiencia, es decir, que aprendan haciendo y no escuchando todo el tiempo… Necesitamos crear un sistema educativo donde cada niño sienta que sus habilidades e intereses son valoradas de forma equitativa y que es permitido sacarles provecho a las cosas que les gustan.

¿Cómo manejar la violencia en el aula?
La reacción tradicional es castigar y controlar pero necesitamos hacer más para entender porque un niño que agrede o ‘matonea’ lo hace, es posible que tengan complejidades en su vida que los haga ser agresivos y si nos tomamos el tiempo para entenderlos podemos modificar su comportamiento. Las amenazas y los castigos nunca resolverán el problema.

¿De qué manera se fomenta la creatividad?
Permitiéndolos preguntar y crear; desafiándolos para que piensen por sí mismos y cuestionen todo.

¿Cómo fue trabajar con el exministro británico Tony Blair?
Fue una experiencia frustrante porque los políticos escuchan pero nunca actúan y esto es lo mismo en todo el mundo… Me escucharon mucho, pero no hicieron nada.
|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar